De amiguismos y fiscalizaciones

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Luego de la avasallante victoria que Morena tuvo en las pasadas elecciones, para la oposición pareciera que solo fue una batalla perdida y lo que han hecho es trasladar la guerra política a las instancias legales para de esa manera valerse de toda clase de argucias en su afán de descalificar o en algunos casos echar atrás la decisión popular.

Y precisamente ahí es donde el piso no es parejo, más allá del sesgo que reiteradamente ha demostrado el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello y su animadversión hacia cualquier cosa que huela a MORENA, preocupa que a todas luces se ha conformado el aparato electoral para evitar que la cuarta transformación continúe consolidándose y la fiscalización ha sido su arma más poderosa: solo basta recordar la cancelación de la candidatura de Félix Salgado Macedonio por la gubernatura de Guerrero argumentando que el entonces pre-candidato no presentó su informe de gastos de precampaña. 

La fiscalización sin lugar a dudas es el talón de aquiles de todos los partidos políticos, pero se convierte en una debilidad mayor cuando la persona que se encarga de ella es juez y parte. En este caso la encargada de dicha tarea es la Maestra Jacqueline Vargas Arellanes titular de la Unidad Técnica de Fiscalización del INE.

Del SAT al INE

Egresada del ITAM (Instituto Tecnológico Autónomo de México) compañera de personajes como: Emilio Lozoya Austin, Luis Videgaray, José Antonio Meade, Virgilio Andrade, Ernesto Cordero, entre otros. 

Con un perfil extremadamente bajo, ha ocupado puestos clave en la política financiera de nuestro país, incorporándose en 1996 como Subadministradora de política tributaria y asuntos internacionales del SAT, dos años después se convertiría en directora de  Directora de política tributaria y asuntos internacionales.

Pero ¿Por qué es tan importante este puesto? Precisamente por que se encarga de proyectar y calcular los ingresos de la federación, del entonces Gobierno del Distrito Federal y de las entidades paraestatales, considerando las necesidades del gasto público federal, la utilización razonable del crédito público y la sanidad financiera de la administración pública federal, otra de sus funciones es planear, coordinar, evaluar y vigilar el sistema bancario del país que comprende al Banco Central, a la Banca Nacional de Desarrollo y las demás instituciones encargadas de prestar el servicio de banca y crédito.

Durante su periodo como Directora de política tributaria y asuntos internacionales (1998-2004), la deuda externa aumentó de 709 mil millones de pesos a casi 900 mil millones de pesos. 

En 2005 se integró a la Administración de Fiscalización de Precios de Transferencia del SAT en donde se encargó de emitir resoluciones y acuerdos de precios de transferencia para operaciones, específicamente para grandes contribuyentes y empresas maquiladoras.

Posteriormente en 2009 se convierte en Administradora Central de Fiscalización Internacional encargada de auditar a grandes contribuyentes y responsable del intercambio de información fiscal con otros países. ¿Les suena de algo el caso Odebrecht?  Pues todas esas operaciones financieras no se hubieran podido llevar a cabo sin su ayuda. Incluso el mismo SAT, en su momento contrató empresas ligadas a este caso.

En mayo de 2016 cuando  se le designó como Administradora Central de Apoyo Jurídico y Normatividad Internacional del SAT. 

En diciembre de 2020 es propuesta por Lorenzo Córdova titular de las Unidad Técnica de Fiscalización del INE, pero fue rechazada por las consejeras Carla Humphrey, Adriana Favela y Claudia Zavala, al final la votación la favoreció es así como llegó a uno de los puestos más controversiales de estas elecciones.

Padrino político

Como se mencionó algo que caracteriza a Jacqueline Vargas Arellanes es el bajo perfil con el que se ha manejado. Pero basta con hojear un poco la historia y atar unos cuantos cabos para darse cuenta que una de las figuras políticas que la favoreció en sus inicios es Tomás José Ruiz González, compañero del ITAM y quien la integra al recién creado SAT. 

Ha participado en muchos de los escándalos de corrupción tanto del PRI como del PAN: Fue director de banca Crédito Múltiple y  Procurador Fiscal de la Federación con Salinas y jefe del SAT, en el 2000  le entrega BANOBRAS a Felipe Calderón (esto explica el por que la permanencia de Jaqcqueline Vargas en un cargo tan importante para la política financiera del país), fue uno de los principales impulsores de la reforma fiscal (esto permitió a las mineras extranjeras exentar millones de dólares en impuestos y regalías), además fue director de la Lotería Nacional, entre otras cosas.

Su papel como Secretario de Finanzas del estado de Veracruz durante el sexenio de Javier Duarte lo llevó a ser perseguido por la Auditoría Superior de la Federación acusado de desvío de recursos.

De ese tamaño son los amigos de Jacqueline Vargas Arellanes.

Grandes amigos, grandes negocios

Luego de analizar un poco el pasado de este personaje y sus relaciones no solo con pasadas administraciones federales sino también actualmente con un organismo tan polémico y sesgado como el INE, no sorprende que sea una carta fuerte para descalificar el triunfo de la 4T en las pasadas elecciones.

Hoy están en riesgo muchos escaños que están siendo validados por las dichas instancias, que particularmente muestran mucho empeño en revisar exhaustivamente las finanzas electorales de MORENA, realizando observaciones a cuanto expediente pase por sus manos, caso contrario para la oposición a quien pareciera defienden a capa y espada. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram