Gaudiano el Napoleón Tabasqueño

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Por José Alvardo Rangel (@pepealvaradomx)

El complejo de Napoleón es un término que se utiliza para describir el complejo de inferioridad que sufren algunas personas con baja estatura. … Por tanto, las personas con el complejo de Napoleón suelen compensar su baja estatura con comportamientos negativos en sus vidas, por lo que pueden ser más agresivas y celosas.

Fuente: Wikipedia

Si analizamos con detenimiento este complejo describe a la perfección el perfil de Gerardo Gaudiano. El expresidente de Centro que dejó tirado su encargo luego de una accidentada y muy cuestionable actuación como primer regidor de Villahermosa.

Dejando de lado los múltiples escándalos que lo rodean que van desde su relación con delincuentes de cuello blanco, compras fraudulentas y el endeudamiento y saqueo descarado sistemáticamente orquestado durante su mandato a las finanzas del municipio.

Gerardo decide nuevamente, en estas elecciones intermedias, contender por un cargo público ya que la presidencia municipal de Centro le fue negada rotundamente por el PRD, e hicieron bien. Ya que es injusto tanto para el partido como para otros actores político, así como para el electorado ofrecerle la candidatura a un puesto que desdeñó apenas 2 años atrás.

Entonces Gerardo se refugió en Movimiento Ciudadano quienes lo recibieron como agua de mayo debido a la falta de liderazgos y la poca aceptación de sus cuadro políticos, que son más improvisados que planeados.

Sin embargo, aunque salió con la cola entre las patas del partido amarillo, al parecer no escarmentó y aunque como premio de consolación le dieron una candidatura plurinominal, el chelo Gaudiano sigue pensando que todo se trata de él, juzgue usted:

En su egolatría piensa que es o quiere aparentar ser el puntero de movimiento ciudadano aquí en Tabasco y para ello se ha valido de compra de espectaculares, organizacion de eventos sin el mas mínimo apego a las normas implementadas por la contingencia, incluso anticipadamente por qué recordemos que desde septiembre del año pasado ya andaba “caminando” en diferentes puntos del estado.

Lo más risible de la situación es que ni siquiera está compitiendo, por qué el va por un puesto de representación proporcional es decir plurinominal: según los votos que obtenga su partido, serán las curules que pueda ocupar.

Obviamente le conviene que el partido gane votos para poder ganar la diputación pero es tanta su egolatría que se hace promoción él mismo, en lugar de apoyar a otros candidatos de su mismo partido, es decir para Gerardo Gaudiano Rovirosa esto no se trata de partidos, ni de liderazgos, se trata de él y solamente de él.

No ha perdido una sola ocasión para inventar enemigos y una “guerra sucia” en su contra, para poder tener un pretexto para seguir haciendo su teatro de manipulación al electorado tabasqueño.

Y de poco le ha servido, ya que su “campaña” no termina de despegar, cada vez se le ve más desesperado en su afán por hacerse notar.

Como lo mencioné al principio el complejo de Napoleón lo describe a la perfección su baja estatura política (y física) lo mantiene en una espiral de decadencia constante y cada una de sus acciones lo hunden más en la memoria colectiva de los tabasqueños. Y la manera en que compensa su complejo de Napoleón no solo lo hunde a él sino a todo su partido.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram