Kenia López Rabadán iba por lana y salió trasquilada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Por José Alvarado Cervantes

Luego de la comparecencia del Secretario de Gobernación, Adán Augusto Lopez Hernández con motivo de la Glosa del tercer informe de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, las redes estallaron evidenciando la actuación de la Senadora Kenia López Rabadán, quien, en su afán de acaparar los reflectores, intentó vapulear al tabasqueño.

Los asistentes y los miles de espectadores pendientes de la transmisión fueron testigo de cómo la bancada panista no desaprovechó la oportunidad para lanzar consignas contra los comparecientes; le tocó a cada uno de sus sucesores: desde Ebrard hasta Javier May.

El encargado de cerrar estas comparecencias sería el Titular de SEGOB, Adán Augusto López Hernández y era la más esperada por una sencilla razón: La Secretaria de Gobernación es el vínculo directo con el presidente, por lo tanto, golpearlo sería como golpear al presidente, más aún con la estrecha cercanía que tiene con él. Hasta ahí el plan parecía perfecto.

Los blanquiazules tenían a Adán Augusto en el “banquillo de los acusados”. La encargada de dar la estocada sería la senadora plurinominal Kenia López Rabadán, quien lanzó un fuerte discurso en contra del gobierno de López Obrador, descalificando sus acciones y despotricando con odio evidente sus proyectos. Para “cerrar con broche de oro” se acercó al lugar del Secretario y le ofreció como regalo un detector de mentiras de juguete so pretexto de que Adán Augusto lo usara para no caer en las mentiras de López Obrador, con eso cerró la senadora su participación. Sin pena ni gloria tomó su lugar.

Cuando llegó el turno de Adán Augusto de responder ante los reproches infundados de la senadora inmediatamente se calentaron los ánimos. Con el temple que lo caracteriza, rechazó el regalo que le hizo la senadora, ya que “él pertenece a un gobierno que no acepta regalos ni canonjías”, los aplausos no se hicieron esperar. Continuó poniendo en duda el conocimiento la legisladora de la historia reciente de nuestro país y resaltando cómo ha sido parte del saqueo y de tantas arbitrariedades que su partido ha cometido en contra de los mexicanos.

Al abandonar la tribuna Adán Augusto había dejado claro que a él no le temblaría la mano para devolver el favor a cualquiera que intente denostar su trabajo.

Y es que los panistas no se toparon con pared, se toparon con un muro, que con la poca capacidad política que han demostrado, difícilmente van a poder franquear para llegar al Presidente. Y esa es una de las grandes fortalezas de Adán, más allá de su lealtad tiene un don para debatir que muchos desean y que difícilmente encuentre un adversario a su medida, mientras tanto le tocará seguir quitando las piedras en el camino que intentan evitar el avance de la 4T.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram