La Reforma Energética de Peña y el riesgo de convertirnos en España

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Así lo dice Rodrigo Benedith.- La semana pasada, dos representantes del conservadurismo, atacaron la iniciativa eléctrica del presidente de forma similar. Por un lado, el senador panista Damián Zepeda trató de ridiculizar el uso que se tiene del caso español como un argumento poderoso que se ha esgrimido desde el lado de los que defendemos la iniciativa presidencial.

Y, por otra parte, el columnista Macario Schettino calificó como “deshonestos, ingenuos y cobardes” a quienes usamos el ejemplo de España como uno de lo que puede provocar un mercado eléctrico desregulado, para rematar culpando a Vladimir Putin de prácticamente la crisis energética mundial.

Sobre el primero. Resulta irónico que el senador panista llegue inadvertidamente al punto de los beneficios de la reforma del presidente López Obrador, utilizando precisamente el ejemplo de España. Nos dice (en un lenguaje menos técnico y tratando de ser incendiario) que en México no hay un mercado desregulado para usuarios básicos como en España y que la tarifa la decide la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con una metodología de la Comisión Reguladora de Energía, mientras que en el mercado español el precio es libre a través de la “competencia” de empresas.

Después, su discurso continúa, con ciertas imprecisiones, sobre el Suministro Básico y el Mercado Eléctrico Mayorista; dejando tramposamente fuera de él los contratos legados que obligan a CFE a comprar energía cara a plazos largos.

Algo que tanto Zepeda como Schettino comparten en su argumento es culpar a Vladimir Putin de la crisis energética española. Pero veamos lo que realmente ocurre con esto.

Para empezar, si bien Rusia es un productor muy importante de gas natural, no es único y ni siquiera el principal productor del mundo: los Estados Unidos producen más del doble del hidrocarburo, e incluso Canadá es un productor importante.

España, además, no consume del mismo hub de precios de gas natural que el resto de Europa, que sí obtiene su gas de origen ruso. La península ibérica compra su gas natural del Magreb por medio de gasoductos que vienen de Argelia y Nigeria, principalmente, y en forma de gas natural licuado en buques que vienen de los Estados Unidos.

Es cierto que el gas natural, al igual que todos los hidrocarburos (petróleo crudo, gas licuado de petróleo, gasolinas, diésel, etc.) tuvieron un alza de precios derivada de la reactivación económica posterior a la pandemia, y a que son productos cuya oferta es relativamente controlada por oligopolios (países completos como Arabia Saudita, Estados Unidos y Rusia) que se ponen de acuerdo para aprovechar crear escasez artificial y obtener ganancias de eso.

Pero, son precisamente los vaivenes del precio de los combustibles para la generación de electricidad lo que termina trasladándose al recibo de luz de los hogares en mercados altamente desregulados como los europeos. Y, justo la razón de por qué en México no se elevó la tarifa, ni se vio reflejada en los recibos de las personas el alza en gas natural texano que surte nuestras centrales de ciclo combinado (públicas y privadas) es que no liberamos el mercado para los consumidores básicos (como lo dice Zepeda) y que CFE es todavía una empresa fuerte cuya principal misión es el suministro continuo a precios asequibles de la electricidad, y no el mero lucro.

Al final, son los conservadores quienes tratan de imbuir temor en la población sobre una posible alza de las tarifas de electricidad doméstica si se aprueba la iniciativa del presidente e, incluso, forzar el argumento de que las empresas elevarían sus costos de producción y terminarían trasladando estos costos en un alza de precios de sus productos finales al consumidor.

Sobre esto último, hay que decir que las grandes empresas (usuarios calificados que requieren más de 1 MW) ya tienen una tarifa desregulada, que obtienen a través de los mecanismos del Mercado Eléctrico Mayorista creado por la reforma energética de Peña, para estas el aumento del gas natural ya está empujando sus costos a la alza, así, como en España.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram